Si el primer día de rodaje fue “tranquilo”, para empezar flojito, el segundo ya tuvo el ritmo que necesitaremos para terminar a tiempo: seis escenas en tres localizaciones diferentes (por suerte todas en el mismo edificio)  y veintitantos figurantes. Previsores que somos, habíamos dejado preparada la iluminación y la escenografía el día de antes, con lo que “sólo” nos dedicamos a rodar.

Empezamos con lo más complejo: la escena del aula de informática. Como el aula de informática de verdad no se adecuaba a lo que queríamos, convertimos la biblioteca en nuestro particular escenario, con el consiguiente montaje de ordenadores y pantallas, ratones y teclados. Elementos que, detalle importante, luego hubo que recoger. Esto nos llevó toda la mañana.

La tarde fue más problemática.

A alguien se le olvidó desconvocar el baile de todos los domingos y nadie avisó al grupo de scauts que su aula estaba invadida por un equipo de cine. Así que tuvimos que reducir al mínimo nuestra presencia en el salón de baile, lugar donde rodábamos la escena 22 (cuyo nombre en clave no puedo desvelar porque adelanta cosas de la trama… y estaría feo). El problema era que esta escena era la única que no se había preparado del día de antes, y fuimos a matacaballo. Tan a matacaballo que no nos dimos cuenta de algunos elementos que no tenían que verse en pantalla y que, tras el montaje, se veían. Esta escena será la primera (y espero que última) que tendremos que repetir (por fuerza no puede haber muchas más, porque días no tenemos). Pero esta vez con más tranquilidad.

Por último, nos tocaban las dos escenas en “el nido del águila”, que ya se nos dieron un poco mejor. Salvo por el pequeño problema de que el sonido del salón de baile y de la asamblea de scauts se colaba de vez en cuando y nos obligaba a repetir la toma.

Como espero que sea costumbre, os dejo con algunas fotos. Esta vez también son de Mariu.

Anuncios
comentarios
  1. JUAN MANUEL SUÁREZ dice:

    Ha llegado el momento de demostraros mis excelentes dotes de estratega militar. Con mi antiguo uniforme de camuflaje y un puntero telescópico os demostraré a todos cómo se pueden alcanzar nuestros objetivos a través de unas operaciones perfectamente diseñadas por mí. ¿El lugar? El “nido del águila”, un puesto de operaciones lóbrego y recóndito donde nos reuniremos los miembros de mi Estado Mayor. El objetivo, el Sujeto “A”. Nuestro éxito dependerá de cinco factores fundamentales: la lealtad, el compromiso, la coordinación, la disciplina y la constancia. Y os advierto: si alguno de vosotros hace fracasar nuestras operaciones debido a una actitud insolidaria y desleal con nuestra causa común, lo envío de inmediato a las islas Chafarinas con una patada en el trasero y me hago una colección de bisoñés con los cráneos de vuestras pelambreras rapadas al cero. ¡He dicho!

    • JUAN MANUEL SUÁREZ dice:

      Error en la construcción final de la frase: ….”con los cráneos de vuestras pelambreras rapadas al cero”. Debe decir: ….”con las pelambreras de vuestros cráneos rapados al cero”.

  2. Manza... dice:

    Créeme Juan Manuel… hemos encontrado en tí un guionista en potencia…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s