Archivos de la categoría ‘Personajes’


El retrato de Don Agustín que preside la sala de reuniones

El retrato de Don Agustín que preside la sala de reuniones

Agustín Jiménez Gimeno

Desde siempre demostró ser un hombre íntegro, de profundas convicciones. Un hombre de palabra. Honrado. Capaz. Si prometía, cumplía. Trabajador como pocos. Era el primero en llegar y el último en salir. Nunca se rendía. Y este hombre, Don Agustín, era el mejor amigo de Mariano.

Fue el socio fundador de la peña. Por eso se pretende organizar el primer torneo de mus en memoria de Don Agustín… o eso es lo que pretenden Mariano y sus seguidores.

Anuncios

Entre las premisas que el Ayuntamiento nos puso encima de la mesa en aquella primera reunión, quizá la más difícil de llevar a cabo ha sido la de dar cabida a todos los mayores que se han presentado. Principalmente por el número. Si ya Los Cuentos de La Taberna del Escocés contaba con una cantidad inusual de actores, una docena nada menos, en Los Cojones 33 hemos creado la friolera de 17 personajes (eran 16 hasta hace dos días, pero una nueva modificación del guión nos ha obligado a meter uno nuevo: La Puri).

Además de los protagonistas que hemos ido presentando, tenemos, entre otros, al Presidente de la Peña, a la Vicepresidenta, una quiosquera, un montón de secuaces de ambos grupos, una profesora de informática, Don Damián “El angoleño”… dicho así de memoria y sin mirar el guión. Más personajes en tan poco tiempo es imposible. Estos son sólo los que dicen algo, pero es que actores que tienen que hacer cosas delante de la cámara son otros pocos más. Y figurantes… sólo en la escena del baile final, el homenaje a Bollywood, participarán más de 100. Inluso se está negociando la presencia de algún “famoso” para que haga un cameo…

Efectivamente. Estamos locos.


Juana Ordoñez, la entrañable abuelita

Juana Ordoñez, la entrañable abuelita

Juana Ordoñez

64 años. Bajita. Pelo rizado, corto y rubio. Mirada amable desde detrás de unas gafas atadas al cuello con una cadenilla. Le gustan los jerseys verdes y los collares de perlas. Es abuela desde hace más tiempo que ninguna de las amigas, aunque eso no evita que se apunte a los talleres y a las movidas de Teresa.

Nunca ha tenido una profesión y siempre se ha dedicado a cuidar a sus hijos, primero, y a sus nietos después, aunque siempre le habría gustado ir ala universidad.


Vicente Sanabria, el amigo pelota

Vicente Sanabria, el amigo pelota

Vicente Sanabria

65 años. Bajito y medio calvo, peinado a cortinilla. Algo regordete. La palabra “Afable” le describiría muy bien. Suele ir vestido normal, casi nunca con traje, no desde que se jubiló. Es el típico tío que siempre da la razón al jefe; el típico tío que no hace nada contracorriente; el típico tío gregario y segundón. Pero a veces… sólo a veces y en muy contadas ocasiones, se rebela contra su instinto.

En su etapa laboral era un cargo intermedio en la empresa de Mariano, al que llegó por ser hijo de alguien y en el que no destacó especialmente por nada en concreto. Aunque su facilidad por secundar las palabras del jefe le valieron estar entre su camarilla y un puesto destacado en La Peña, al jubilarse.


Dolores “Lola” Barragán

66 años. No tan alta como Teresa, pero más rellenita. Media melena rubia, o todo lo rubia que el tinte permite ser. Es vivaracha y juguetona, propensa a la broma y a la risa. Habla mucho y en voz muy alta, aunque casi siempre cae bien. Suele vestir con ropa holgada, que disimule un poco los kilitos de más y su talla de sujetador, aunque a veces se deja convencer y se pone algo más sexy.

Trabajó de personal de tierra de una compañía aérea en sus tiempos mozos, aunque solía decir que era azafata. Desde que tiene uso de razón ha estado a régimen, aunque le encantaría comer de todo, especialmente pasteles y dulces. Es inseparable de Teresa, con la que se apunta a todas las actividades que puede. También es habitual del paseo brioso de después de comer, para bajar la comida.


Arturo Ramos, el "secuaz" de Mariano

Arturo Ramos, el "secuaz" de Mariano

Arturo Ramos

69 años. Grande y calvo. Su rasgo más significativo es una mandíbula cuadrada y poderosa, que le da un aspecto severo e inflexible. Mantiene una buena forma física, ya que prácticamente no ha dejado de hacer ejercicio. Prueba de ello es que casi siempre viste de chándal, excepto cuando juega al mus, que se pone de punta en blanco, ya que es pareja de Mariano. Carece por completo de sentido del humor.

Fue militar de carrera y alcanzó el rango de coronel, aunque nunca llegó a participar en ninguna acción de combate, algo que siempre le habría gustado. Así que a veces fantasea con la posibilidad de dirigir tropas o una campaña bélica. Comparte con Mariano el gusto por el mus y por los puros habanos, aunque tampoco le hace ascos a un buen whisky con hielo. Desde que es pareja de mus de Mariano, ejerce de vicepresidente “oficioso” de la Peña.


Ramón González, el culpable de todo

Ramón González, el culpable de todo

Ramón González

68 años. Delgado y poca cosa. Taciturno y apagado, parco en palabras, es el que siempre sale desenfocado en las fotos, o al que siempre tapa alguien. Es un desastre: suele vestir con lo primero que sale del cajón, con poca probabilidad de conjuntar dos calcetines iguales. Soltero incorregible, vivía con su madre en la casa de toda la vida hasta que esta murió. Antes de morir, su madre le hizo prometer que saldría a conocer gente, y esa es la razón por la que se apuntó a la Peña. De su padre guarda una boina que se pone en los momentos especiales.

Entre sus aficiones destacan el fútbol, fan incondicional del Atlético de Madrid; y la de nunca llevar la contraria a nadie. Se sabe todos los poemas de Neruda de memoria.