Archivos de la categoría ‘Producción’


De las 29 localizaciones previstas, seis o siete eran en exteriores. En principio, rodar en exteriores o hacerlo en interiores es lo mismo, salvo por el detalle de que se está en la calle. Y que hay gente pasando, y que el viento se cuela en los micros, que la luz no es controlada y que una nube puede fastidiar un plano y que para los pájaros ya ha llegado la primavera y pian, pian, pian sin parar… pero por lo demás, es lo mismo.

Agrupamos cuatro de esas localizaciones en un mismo día, para facilitar el traslado de material, y nos liamos a rodar. Aquí hay un pequeño resumen fotográfico de la jornada.

El trailer de Los Cojones 33…

Publicado: 29/03/2011 en Cine, Producción
Etiquetas:,


¿Cómo se hace una escena que estaba planificada con un pavo de 12 kilos cuando te traen un pollo asado de tamaño pequeño con una cantidad indeterminada de plumas de pavo real ensartadas por el culo? La respuesta es sencilla: improvisando mucho.

Una de las cosas buenas de contar con Ramiro en el reparto es que él está muy acostumbrado a resolver situaciones parecidas encima de un escenario y con público. Así que cogió las riendas de la escena, condujo a José Luis y Juan Manuel de la mano y nos sacó las castañas del fuego. Y Carmina y Margarita tomaron buena nota de lo que tenían que hacer.

Otro problema: la luz necesaria para resolver la escena de la puerta giratoria estaba totalmente fuera de nuestro alcance. Con los escasos 6 focos de teatro que tenemos a nuestra disposición, no sería posible crear el contraluz necesario. Pero lo resolvimos. Ahora sólo queda por ver si el resultado es el que esperábamos.



La escena del baile, la razón por la que aceleramos hasta el límite el ritmo de rodaje de la escena de la asamblea. En principio la idea había sido rodarla el mismo día que la escena del Boolywood, en la plaza del ayuntamiento. Pero como no pudimos ni empezarla por falta de luz, optamos por el plan B. Y el plan B surgió como por casualidad, al terminar el ensayo de la asamblea en el centro cultural Infanta Cristina… haciendo un poco de tiempo me metí en aula de exposiciones… y me di cuenta de que era un lugar ideal para hacer un baile.

Y lo hicimos. Como curiosidad, sólo decir que no sonó nada de música durante el rodaje…


Un timelapse es una técnica fotográfica que consiste en hacer una foto cada pocos segundos y luego montar una animación. La sensación que da es que todo va muy deprisa. Durante el rodaje de la escena del baile de bollywood José Manuel Manzanero hizo un timelapse. Y este es el resultado.


La asamblea, la escena 17, la escena a la que más miedo teníamos desde el principio, tanto, que es la única que ha tenido su storyboard completo. No en vano tiene 10 personajes con peso en la acción, 50 figurantes y más de 100 planos previstos. Menos mal que contábamos con dos días para hacerla. Un momento… ¿Recordáis que os dije que el día del baile no pudimos hacer una escena, la 37? Pues al final, para poder llegar a tiempo, sólo disponíamos de un día para la 17, dejando el otro para la escena 37. Con un día menos deberíamos batir un record mundial de planos por hora para terminarla.

Otro problema: no podíamos iluminar de una sola vez la asamblea, ya que el falso techo era muy endeble y no soportaría el peso de los viejos focos de teatro que son la base de toda la iluminación del corto. Así que había que cambiar los focos de sitio para cada plano, lo que nos obligaba a planificar los planos para hacerlos con el menor número de cambios de focos posible, repitiendo el patrón que tan buen resultado nos dio en la partida de mus de empezar con los planos generales y terminar con los primeros planos, por si teníamos alguna baja a lo largo del día.

Al final fueron 10 interminables horas de rodaje. Al contrario que el día de la partida de mus, no hacíamos más que acumular retrasos, por multitud de incidencias técnicas (desde el calentamiento del sensor de la cámara, hasta el calentamiento de los alargadores y su correspondiente apagado de los focos, pasando por el calentamiento de la neurona… pero en una sala cerrada, con cincuenta personas dentro y con un montón de focos encendidos… debíamos estar a 40º por lo menos).

Pero no todo fue duro trabajo. Para la comida aparecieron aportaciones externas al departamento de cátering: migas (cortesía de Manoli) y croquetas (cortesía de nuestra madre) y alguien llevó una ensaladilla también. Lo ideal para reponer fuerzas y recargar las pilas.

Ved las fotos.


Este día de rodaje se constataron dos cosas: la primera es que la gente se apunta a un bombardeo, y si hay que bailar 18 veces la salsa de caracol, se baila y punto. La segunda es que el español medio es impuntual por naturaleza. Supongo que da un poco de vergüenza ser el primero en llegar a un sitio, sobre todo si es una plaza enorme donde se espera que vengan muchas personas. Así que, lo que tenia que haber empezado a las 3 de la tarde, se demoró un buen rato. La consecuencia fue que la escena que teníamos pensado rodar, el final de la película, se pospuso para otro día y nos conformamos con rodar el teaser (un pequeño trailer que no muestra información relevante sobre el argumento): el baile tipo Bollywood.

Algunas fotos, cortesía de Tania de Castro.