Posts etiquetados ‘baile’


La escena del baile, la razón por la que aceleramos hasta el límite el ritmo de rodaje de la escena de la asamblea. En principio la idea había sido rodarla el mismo día que la escena del Boolywood, en la plaza del ayuntamiento. Pero como no pudimos ni empezarla por falta de luz, optamos por el plan B. Y el plan B surgió como por casualidad, al terminar el ensayo de la asamblea en el centro cultural Infanta Cristina… haciendo un poco de tiempo me metí en aula de exposiciones… y me di cuenta de que era un lugar ideal para hacer un baile.

Y lo hicimos. Como curiosidad, sólo decir que no sonó nada de música durante el rodaje…


Un timelapse es una técnica fotográfica que consiste en hacer una foto cada pocos segundos y luego montar una animación. La sensación que da es que todo va muy deprisa. Durante el rodaje de la escena del baile de bollywood José Manuel Manzanero hizo un timelapse. Y este es el resultado.


Este día de rodaje se constataron dos cosas: la primera es que la gente se apunta a un bombardeo, y si hay que bailar 18 veces la salsa de caracol, se baila y punto. La segunda es que el español medio es impuntual por naturaleza. Supongo que da un poco de vergüenza ser el primero en llegar a un sitio, sobre todo si es una plaza enorme donde se espera que vengan muchas personas. Así que, lo que tenia que haber empezado a las 3 de la tarde, se demoró un buen rato. La consecuencia fue que la escena que teníamos pensado rodar, el final de la película, se pospuso para otro día y nos conformamos con rodar el teaser (un pequeño trailer que no muestra información relevante sobre el argumento): el baile tipo Bollywood.

Algunas fotos, cortesía de Tania de Castro.


Llegó el momento de la reunión y no teníamos un argumento. Teníamos dos.

Por un lado estaba mi idea. Reconozco que no era demasiado brillante, que todo hay que decirlo. Se trataba de hacer una especie de homenaje (o sea, un sablazo en toda regla), del éxito de todos los tiempos “Grease”. El título que había pensado era “Gris” y, básicamente, consistía en un abuelo y una abuela que se conocían en Benidorm en un viaje del IMSERSO y que se enamoraban, sin saber que los dos eran del mismo pueblo (esta parte estaba sin pulir, como puede verse). Aunque el punto fuerte era que se trataba de una especie de musical. Por alguna razón, ver a un montón de mayores cantando y bailando nos hace gracia a todos. Lo cierto es que podría haber sido divertido.

Por otro lado estaba el argumento de mi hermano, el que a la postre se llevó el gato al agua. Dos grupos de mayores que se disputan la posesión de un bien y que, al final, la lucha se les va de las manos. Más escueto, más fácil de realizar y, sobre todo, con la posibilidad de ampliar mucho el abanico de posibilidades de participación por parte de los mayores.

Lo bueno es que, momentos antes de iniciar la reunión con el Productor Ejecutivo, hicimos una especie de mix de las dos historias. El peso de la trama sería el argumento de la disputa pero, además, incluíamos un baile final al más puro estilo Bollywood.

Ni que decir tiene que al productor le encantó el argumento. Sobre la marcha fuimos improvisando los gags, incluso el mismo Productor sugirió alguno (¿Un fantasma? ¿Dónde coño ponemos un fantasma?). Faltaban algunos detalles casi sin importancia, pero lo fundamental estaba encima de la mesa. El ayuntamiento de Pinto ayudaba con la logística y buscaba la financiación en empresas privadas, y nosotros nos encargábamos de preparar la historia y las acciones preliminares de pre producción. Eso sí: todo tenía que estar empaquetado en 20 minutos y, sobre todo, listo para su extreno el mes de abril, en el Teatro Francisco Rabal de Pinto. El teatro grande.

La historia estaba (más o menos) en la cabeza, pero… ¿podríamos escribirla?