Posts etiquetados ‘Mariano García’


¿Cómo se hace una escena que estaba planificada con un pavo de 12 kilos cuando te traen un pollo asado de tamaño pequeño con una cantidad indeterminada de plumas de pavo real ensartadas por el culo? La respuesta es sencilla: improvisando mucho.

Una de las cosas buenas de contar con Ramiro en el reparto es que él está muy acostumbrado a resolver situaciones parecidas encima de un escenario y con público. Así que cogió las riendas de la escena, condujo a José Luis y Juan Manuel de la mano y nos sacó las castañas del fuego. Y Carmina y Margarita tomaron buena nota de lo que tenían que hacer.

Otro problema: la luz necesaria para resolver la escena de la puerta giratoria estaba totalmente fuera de nuestro alcance. Con los escasos 6 focos de teatro que tenemos a nuestra disposición, no sería posible crear el contraluz necesario. Pero lo resolvimos. Ahora sólo queda por ver si el resultado es el que esperábamos.



Teresa y Mariano, en una tregua

Teresa y Mariano, en una tregua

Bajada de temperaturas drásticas. Amenaza de nieve con la cota a 600 metros. Cielo negro como un angoleño untado en betún en una habitación a oscuras. Agua nieve. Son cosas que uno no quiere que ocurran cuando tiene que rodar en exteriores. Sobre todo si no tiene que haber nieve, ni agua, ni frío ni nada en la toma. Así que cuando el día amaneció soleado nos frotamos las manos. Claro que, cuando empezó a nevar… en fin.

Aún y con todo se decidió tirar para adelante, porque para cancelar siempre había tiempo. Aunque rodar supusiera montar la grúa y preparar la iluminación y cubrirlo todo con plásticos para proteger el equipo de la lluvia. Y esperar una tregua del dios del mal tiempo y la mala leche.

Pero de alguna manera, el dios del mal tiempo y de la mala leche decidió que, cuando el plan de rodaje indicaba que había que empezar, haría una pausa en la lluvia. No despejó, que tampoco era cuestión de hacer alardes, pero para la escena tampoco importaba.

Rodamos todo, aunque los actores pasaron algo de frío. Los que estábamos detrás de la cámara no tanto… no salir en plano permite llevar un cálido abrigo.


Esto de la inspiración es tremendo. Un trozo de melodía escuchado fugazmente al pasar un coche con las ventanillas abiertas, una imagen captada con el rabillo del ojo en una televisión encendida o una frase cogida al vuelo de una conversación en el metro, pueden desencadenar una fructífera sesión creadora delante del ordenador. A veces esa idea queda latente en la cabeza, a la espera de algo que la dispare.

Estábamos buscando posibles escenas en las que Ramón interactuara con parte de los grupos opuestos. Aunque son grupos “mixtos” nosotros los denominamos “ellas” y “ellos”, por el sexo del líder. Y se nos ocurrió que “ellos” podían invitar a Ramón a puros caros. Y al decir puros caros inmediatamente se nos vino a la cabeza esta escena:

 

Los líderes mundiales se relajan despues de liderar el mundo un rato

Los líderes mundiales se relajan despues de liderar el mundo un rato

Ocurrió en una cumbre del G-8 y dice mucho de sus protagonistas. Y eso era, precisamente, lo que queríamos que dijera de los nuestros. Un guiño un poco gamberro, vamos.

La escena “de los puros” la rodamos por la tarde en las dependencias del ayuntamiento. La primera escena en la que usamos la nueva grúa de 6 metros que hemos comprado. Un solo plano en movimiento, alejándonos del primer plano de Ramón, hasta conseguir el encuadre de la foto.

Juzgad vosotros mismos si se parecen o no.

 

Fin de la toma

Fin de la toma

Disfrutad también con las fotos de la preparación de la toma:


¡Silencio¡ ¡Cámara! ¡Acción!

Por diferentes motivos, el plan de rodaje previsto se fue al traste. Problemas de agenda de alguno de los actores principales, problemas de fechas para las localizaciones, problemas… un rodaje es solventar problemas y, con suerte, hacer una película entremedias. Así que, en base a esos problemillas de agenda, decidimos adelantar el rodaje a un fin de semana antes de lo previsto.

La escena elegida: la 29. Sólo Mariano y en una localización controlada. Para empezar no estaba mal.

La escena 29 es una escena curiosa. Nosotros la llamamos la escena del psicópata y apareció en la penúltima versión del guión porque necesitábamos una transición entre una escena más bien estática a una más dinámica. Iba a ser algo sencillo, cogiendo una de las ideas que nos habían propuesto desde arte en relación al atrezzo, y desarrollándola un poco. El caso es que se nos fue de las manos y, ahora, más que una transición, es una escena que define mejor al protagonista masculino y que dura como un minuto, más o menos.

Con todo, el rodaje de la 29 nos llevó toda la tarde, lo que sumado a la sesión de fotos promocionales de la mañana, se tradujo en algo de cansancio. Pero esta va a ser la tónica general, me temo.

Lo bueno es que la escena está ya montada y ha quedado muy chula. Claro que yo no soy objetivo… a falta de escena, una buena colección de fotos, todas ellas de nuestra fotógrafa Mariu.


Mariano Gracía, el protagonista de la película

Mariano Gracía, el protagonista de la película

Mariano García

67 años. Alto, delgado, estirado. Pelo con más blanco que negro, peinado pulcramente para atrás y cortado a navaja. Un bigotillo fino, recuerdo de otras épocas, campa debajo de una nariz recta, ligeramente aguileña. El gesto adusto, los ojos vivos y brillantes. Siempre impecablemente vestido, con chaqueta y corbata. Es educado, aunque no amable, y pierde los nervios con gran facilidad cuando le llevan la contraria.

Recientemente jubilado, era un empresario de cierto éxito de la pequeña industria local con muchos empleados a su cargo. Inflexible en sus convicciones, bastante chapado a la antigua, no se ha acostumbrado a la vida ociosa. Como prolongación de su anterior vida laboral intenta mangonear La Peña desde la sombra, ya que no ostenta cargo alguno.

El único vicio reconocido: el mus. Desde que su gran amigo Don Agustín ya no está entre ellos, Arturo es su pareja de mus. Es un gran jugador, aunque a veces se deja llevar por la soberbia. Otro vicio, aunque éste no reconocido: los puros habanos.